Reglamento ce 12722008

reglamento clp pdf

El objetivo de este Reglamento es garantizar un alto nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente, así como la libre circulación de sustancias, mezclas y artículos peligrosos. El Reglamento establece criterios armonizados para la clasificación de sustancias y mezclas, y establece además normas de etiquetado y envasado para las sustancias y mezclas peligrosas. Además, el Reglamento establece la obligación de: (i) los fabricantes, importadores y usuarios intermedios clasifiquen las sustancias y mezclas

Reglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) nº 1907/2006.

anexo vi del reglamento (ce) nº 1272/2008

El Reglamento CLP[1] (de «Clasificación, Etiquetado y Envasado»[2]) es un reglamento de la Unión Europea de 2008, que adapta el sistema de la Unión Europea de clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas químicas al Sistema Globalmente Armonizado (SGA). Se espera que facilite el comercio mundial y la comunicación armonizada de la información sobre los peligros de las sustancias químicas y que promueva la eficacia de la reglamentación. Complementa el Reglamento de 2006 sobre el registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias químicas (REACH) (CE nº 1907/2006)[3] y sustituye al sistema actual contenido en la Directiva sobre sustancias peligrosas (67/548/CEE)[4] y la Directiva sobre preparados peligrosos (1999/45/CE)[5].

El Reglamento de clasificación, etiquetado y envasado de la Unión Europea de 2008 incorpora los criterios de clasificación y las normas de etiquetado acordadas en el ámbito de la ONU, el llamado Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (SGA). Introdujo nuevos criterios de clasificación, símbolos europeos de peligro (pictogramas) y declaraciones de riesgo y seguridad para el etiquetado, al tiempo que tuvo en cuenta elementos que formaban parte de la legislación anterior de la UE.

reglamento clp reino unido

El Reglamento (UE) nº 1272/2008, CLP, se refiere a la clasificación, etiquetado y envasado de las sustancias y mezclas químicas que se comercializan en la UE. A partir del 1 de junio de 2015, los productos químicos deben ser etiquetados de acuerdo con los requisitos del Reglamento CLP.

Texto consolidadoReglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas Enlace externo.(última consolidación el 1 de octubre de 2021)

Modificaciones y correccionesNo se han incluido íntegramente en la consolidación del Reglamento CLP:Reglamento Delegado (UE) 2021/849 de la Comisión (ATP 17) Enlace externo.Reglamento Delegado (UE) 2020/217 de la Comisión (ATP 15) Enlace externo.Todas las modificaciones y correcciones del CLP son accesibles en EUR-Lex. Enlace externo.

CLP en pocas palabrasA partir del 1 de junio de 2015, los productos químicos deben estar etiquetados de acuerdo con los requisitos del Reglamento CLP. Si fabrica o importa mezclas de productos químicos, debe reclasificar sus productos y revisar el etiquetado y las fichas de datos de seguridad. La Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) ha publicado páginas web para ayudar a clasificar las mezclas según el CLP. Enlace externo.El CLP implica una evaluación de las propiedades peligrosas de las sustancias químicas y la forma en que debe diseñarse la información y las medidas de protección de los seres humanos y el medio ambiente para reducir los riesgos. La clasificación consiste en determinar las propiedades del producto de forma sistemática. El etiquetado del producto y del transporte, así como las fichas de datos de seguridad, proporcionan información a los usuarios sobre los peligros y la forma de protegerse a sí mismos y al medio ambiente.La clasificación, el etiquetado y las fichas de datos de seguridad constituyen un triple sistema armonizado a nivel mundial en el marco de la ONU (SGA). Estos criterios se han incorporado al Reglamento CLP, mientras que los criterios de las fichas de datos de seguridad se han incorporado a REACH.Preguntas y respuestas de la ECHA. Enlace externo.

reglamento clp eur-lex

El SGA ha sido adoptado a nivel internacional por las Naciones Unidas y proporciona un sistema para armonizar los criterios de clasificación de sustancias y mezclas en relación con los peligros físicos y para la salud durante la manipulación (por ejemplo, la seguridad de los trabajadores), los peligros para el medio ambiente, así como las normas de etiquetado y envasado de sustancias y mezclas peligrosas.

El Reglamento (CE) nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (el llamado «Reglamento CLP») -que entró en vigor el 20 de enero de 2009- aplica los principios generales del SGA y sustituye a la Directiva 67/548/CEE (normas de clasificación, etiquetado y envasado de sustancias) y a la Directiva 1999/45/CE (normas sobre preparados).

Aunque el anexo VI del Reglamento CLP enumera la clasificación y el etiquetado armonizados existentes de las sustancias según el SGA, no abarca todas las sustancias actualmente definidas como aditivos para piensos. Como indica claramente la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA), en principio una clasificación procedente de un expediente de registro de REACH debería ser fiable, pero no puede asumir automáticamente que esta clasificación es correcta en su caso. Puede haber, por ejemplo, impurezas y aditivos que afecten a la clasificación de la misma sustancia. Además, otros notificadores pueden haber utilizado datos diferentes como base de su clasificación. Por lo tanto, si usted es un usuario intermedio, siempre debe utilizar principalmente la clasificación proporcionada por su proveedor. Después, si tiene datos que demuestren lo contrario, puede evaluar los peligros de la sustancia usted mismo. Si existe una clasificación armonizada para una sustancia, ésta debe incluirse siempre en la clasificación final. A continuación, el proveedor debe evaluar todas las clases de peligro que no estén cubiertas por la clasificación armonizada en la entrada del anexo VI para la sustancia, y luego autoclasificarse para todos los demás peligros según corresponda. Además, el legislador de la UE obliga a los fabricantes e importadores de una misma sustancia a hacer todo lo posible para acordar una única clasificación para dicha sustancia.