Juicio caso noos sentencia

Duque de palma

La infanta Cristina compareció el lunes ante el tribunal acusada de fraude fiscal, el primer miembro de la familia real que se sienta en el banquillo de los acusados, en el marco de una larga investigación sobre los negocios de su marido que finalmente llegó a juicio.

La hermana del rey Felipe, de 50 años, es una de las 18 personas juzgadas tras una investigación de seis años sobre la Fundación Noos, una organización benéfica dirigida por su marido, Iñaki Urdangarin, que, según los fiscales, se utilizó para malversar millones de euros en fondos públicos.Los detalles de la investigación sobre la familia real surgieron durante la crisis económica, cuando España se enfrentaba a un récord de desempleo y austeridad, y aprovecharon el disgusto popular por los casos de corrupción de alto nivel entre banqueros y políticos.it

Urdangarin, ex jugador olímpico de balonmano que compareció junto a su esposa ante el tribunal mallorquín, está acusado de utilizar sus conexiones reales para conseguir contratos públicos para organizar eventos a través de la organización sin ánimo de lucro.Los fiscales dicen que parte del dinero de la fundación fue transferido a una empresa en gran parte propiedad de la princesa y Urdangarin y se utilizó para pagar artículos personales que van desde billetes de aparcamiento a las fiestas de cumpleaños de los niños.Cristina está acusada de dos cargos de ser cómplice de fraude fiscal y, si es declarada culpable, podría enfrentarse a hasta cuatro años de prisión. Urdangarin está acusado de delitos como fraude y evasión fiscal, con una posible condena de hasta 19 años de cárcel.La pareja, que tiene cuatro hijos, ha negado cualquier delito.La popularidad de la familia real española se ha reavivado desde que el ex rey Juan Carlos abdicó en 2014 en favor de su hijo Felipe, de 47 años, y de su ex periodista de televisión. Felipe fue proclamado rey en una ceremonia discreta en 2014 y desde entonces ha trabajado para modernizar la monarquía, reduciendo los miembros formales de la familia real y quitando funciones a sus dos hermanas.(REUTERS)

Caso nóosevento

La infanta Cristina, hermana menor del rey Felipe, será juzgada el lunes por fraude fiscal en un caso que ha sacudido a la monarquía y que la convierte en la primera realeza española que se enfrenta a un proceso penal.

El Diario de Mallorca, al repasar los 18 años de matrimonio de la pareja, declaró que «representaban la imagen más moderna de la monarquía… hasta que el caso Nóos destruyó todo eso y cambió sus vidas».

La investigación del caso Nóos comenzó hace cuatro años y se espera que el juicio, en el que están implicados un total de 18 acusados, dure unos seis meses. Es poco probable que las primeras fases arrojen nueva luz sobre el caso, ya que se dedicarán a los procedimientos preliminares y los acusados no se enfrentarán a los interrogatorios hasta febrero.

El caso Nóos saltó a los titulares justo cuando la economía del país estaba de capa caída y la idea de que la realeza podía haber abusado de su posición mientras la doble recesión se cebaba con la credibilidad de la monarquía. Unos meses más tarde se supo que el Rey Juan Carlos había estado cazando elefantes en Botsuana. La indignación que siguió, junto con la frágil salud del monarca, ayudó a convencerle de que abdicara en 2014, dejando paso al hermano mayor de la infanta Cristina, Felipe.

Iñaki urdangarinspanish handball player

En diciembre de 2011, el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, imputó a nueve personas[2]En 2013, tras la confesión de uno de los imputados, Diego Torres, la lista aumentó a 10.[cita requerida] A fecha de 2016[actualización] la lista ha aumentado a 18.[3]Los principales imputados han sido:

En febrero de 2006, Antoni Dieguez, diputado socialista en el Parlamento balear, afirmó que el Govern presidido por Jaume Matas había pagado 1,2 millones de euros al Instituto Nóos por un foro de 3 días sobre turismo y deporte desde el 22 hasta el 25 de noviembre de 2005, con una repercusión mínima[8].

En el verano de 2007 comenzó el caso Palma Arena, cuando se hizo público un desequilibrio de más de 50 millones de euros en las cuentas del recién inaugurado centro deportivo Palma Arena que había costado 110 millones con un precio de licitación de 43 millones[9].

En 2010 se abrió el caso Nóos como derivado del caso Palma Arena[10][11] en los registros del Palma Arena la policía encontró dos convenios de colaboración entre el Gobierno Balear y el Instituto Nóos. El magistrado José Castro encontró causa suficiente para abrir una causa separada, malversación de caudales públicos, malversación de caudales públicos y administración fraudulenta[11].

El marido de la infanta cristina

Su socio Diego Torres ha sido condenado a ocho años y seis meses de prisión y a una multa de 1.723.843,10 euros por su papel en la creación del Instituto Nóos, una fundación sin ánimo de lucro que servía de receptora de contratos públicos que se conseguían sin concurso, gracias a la influencia de Urdangarin como miembro de la familia real.

Aunque Cristina de Borbón ha sido absuelta de los cargos penales que se le imputaban, tendrá que pagar una multa de 265.088 euros por su papel en la trama. La realeza no fue acusada ni por la fiscalía ni por las autoridades fiscales, sino por una acusación particular.

Otro de los principales acusados en el caso, el ex presidente de Baleares Jaume Matas, ha sido condenado a tres años y ocho meses de prisión por fraude y por tomar deliberadamente decisiones ilícitas mientras era funcionario electo. Se le prohíbe volver a ocupar un cargo durante los próximos siete años.

El tribunal consideró que Matas dio órdenes de contratar arbitrariamente los servicios del Instituto Nóos debido a «la influencia ejercida por el señor Ignacio Urdangarin», que trabajaba en sociedad con Diego Torres.