Casos prision permanente revisable

crimen y castigo en españa

Cuando la cadena perpetua es una posible condena, también pueden existir mecanismos formales para solicitar la libertad condicional después de un determinado periodo de tiempo en prisión. Esto significa que un convicto podría tener derecho a pasar el resto de la condena (hasta que ese individuo muera) fuera de prisión. La libertad anticipada suele estar condicionada a la conducta pasada y futura, posiblemente con ciertas restricciones u obligaciones. Por el contrario, cuando se ha cumplido una pena de prisión fija, el condenado queda en libertad. El tiempo de cumplimiento y las condiciones que rodean a la libertad condicional varían. Ser elegible para la libertad condicional no garantiza necesariamente que se conceda. En algunos países, entre ellos Suecia, la libertad condicional no existe, pero una sentencia de cadena perpetua puede -tras una solicitud exitosa- ser conmutada por una sentencia de duración determinada, tras lo cual el delincuente es liberado como si la sentencia cumplida fuera la impuesta originalmente.

En 2011, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que condenar a menores de edad a cadena perpetua sin libertad condicional, de forma automática (como resultado de una ley) o como resultado de una decisión judicial, por delitos distintos del homicidio intencionado, violaba la prohibición de la Octava Enmienda sobre «castigos crueles e inusuales», en el caso Graham contra Florida[9].

cadena perpetua en eeuu

La cadena perpetua en España fue introducida por la Ley Orgánica 1/2015 en marzo de 2015, con efecto a partir del 1 de julio de 2015[1] La pena es revisable, por lo que oficialmente se denomina «prisión permanente revisable».

La cadena perpetua se había introducido previamente en 1822 como pena de trabajos forzados de por vida, y en 1848 se revisó como cadena perpetua. En 1870, se reformó para permitir la posibilidad de libertad condicional después de 30 años; en esta época todos los presos a perpetuidad eran detenidos en el norte de África o en las Islas Canarias[2].

En 1928, la dictadura militar de Miguel Primo de Rivera suprimió la cadena perpetua, aunque se mantuvo la pena de muerte. La pena capital se mantuvo bajo el mandato de Francisco Franco, y la pena máxima de prisión era de 30 años[2]. Tras la transición española a la democracia, se abolió la pena de muerte y la pena máxima de prisión se mantuvo en 30 años hasta noviembre de 2003, cuando el gobierno conservador de José María Aznar la aumentó a 40 años para los terroristas condenados[2][3].

cadena perpetua sin libertad condicional reino unido

Cuando la cadena perpetua es una posible condena, también pueden existir mecanismos formales para solicitar la libertad condicional después de un determinado periodo de tiempo en prisión. Esto significa que un convicto podría tener derecho a pasar el resto de la condena (hasta que ese individuo muera) fuera de la cárcel. La libertad anticipada suele estar condicionada a la conducta pasada y futura, posiblemente con ciertas restricciones u obligaciones. Por el contrario, cuando se ha cumplido una pena de prisión fija, el condenado queda en libertad. La duración de la condena y las condiciones de la libertad condicional varían. Ser elegible para la libertad condicional no garantiza necesariamente que se conceda. En algunos países, entre ellos Suecia, la libertad condicional no existe, pero una sentencia de cadena perpetua puede -tras una solicitud exitosa- ser conmutada por una sentencia de duración determinada, tras lo cual el delincuente es liberado como si la sentencia cumplida fuera la impuesta originalmente.

En 2011, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que condenar a menores de edad a cadena perpetua sin libertad condicional, de forma automática (como resultado de una ley) o como resultado de una decisión judicial, por delitos distintos del homicidio intencionado, violaba la prohibición de la Octava Enmienda sobre «castigos crueles e inusuales», en el caso Graham contra Florida[9].

cuántos años dura una cadena perpetua sin libertad condicional

Mediante la Ley Orgánica 1/2015, se modificó el Código Penal español para introducir una nueva pena bajo el nombre de «prisión permanente revisable», que básicamente permite periodos de inhabilitación para la libertad condicional y suprime las oportunidades de revisión anticipada de la misma para determinados delitos graves. Así que, como resultado, España tiene la cadena perpetua obligatoria bajo un nombre políticamente correcto, con el fin de ser respetuoso con los requisitos constitucionales que establecen que el objetivo principal de la prisión debe ser la rehabilitación.

Los elementos clave de todo este entramado diseñado por el legislador son las víctimas, cuyas preocupaciones no se entienden como una necesidad de ampliar su seguridad como objetivo de política criminal, sino que se han transformado en una santificación de la política. De este modo, se pone de manifiesto aquí cómo los medios de comunicación influyen en la percepción que la gente tiene sobre la cuestión penal y el importante papel que han jugado recientemente los lobbies de las víctimas en el desarrollo del derecho penal.