Ley electoral castilla la mancha

Parlamento castilla-la mancha

El domingo 26 de mayo de 2019 se celebraron las elecciones autonómicas castellano-manchegas 2019 para elegir las X Cortes de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Los 33 escaños de las Cortes estaban en juego. Las elecciones se celebraron simultáneamente con las elecciones regionales en otras once comunidades autónomas y con las elecciones locales en toda España, así como con las elecciones al Parlamento Europeo de 2019.

Las Cortes de Castilla-La Mancha son el órgano legislativo unicameral y desconcentrado de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, con capacidad legislativa en materia autonómica definida por la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía castellano-manchego, así como con capacidad para votar la confianza o retirarla a un presidente autonómico[1].

La votación para las Cortes se realizaba mediante sufragio universal, que comprendía a todos los nacionales mayores de dieciocho años, empadronados en Castilla-La Mancha y en pleno goce de sus derechos políticos. Además, los castellano-manchegos en el extranjero debían solicitar el voto antes de que se les permitiera votar, sistema conocido como «voto rogado»[2] Los 33 diputados de las Cortes de Castilla-La Mancha se elegían mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, aplicándose un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluía los votos en blanco- en cada circunscripción. Los escaños se asignaron a las circunscripciones, correspondientes a las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, asignándose a cada una de ellas un mínimo inicial de tres escaños y distribuyéndose los 18 restantes en proporción a su población[1][3].

Junta de castilla-la mancha

El domingo 26 de mayo de 2019 se celebraron las elecciones autonómicas castellano-manchegas 2019 para elegir las X Cortes de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Los 33 escaños de las Cortes estaban en juego. Las elecciones se celebraron simultáneamente con las elecciones regionales en otras once comunidades autónomas y con las elecciones locales en toda España, así como con las elecciones al Parlamento Europeo de 2019.

Las Cortes de Castilla-La Mancha son el órgano legislativo unicameral y desconcentrado de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, con capacidad legislativa en materia autonómica definida por la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía castellano-manchego, así como con capacidad para votar la confianza o retirarla a un presidente autonómico[1].

La votación para las Cortes se realizaba mediante sufragio universal, que comprendía a todos los nacionales mayores de dieciocho años, empadronados en Castilla-La Mancha y en pleno goce de sus derechos políticos. Además, los castellano-manchegos en el extranjero debían solicitar el voto antes de que se les permitiera votar, sistema conocido como «voto rogado»[2] Los 33 diputados de las Cortes de Castilla-La Mancha se elegían mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, aplicándose un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluía los votos en blanco- en cada circunscripción. Los escaños se asignaron a las circunscripciones, correspondientes a las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, asignándose a cada una de ellas un mínimo inicial de tres escaños y distribuyéndose los 18 restantes en proporción a su población[1][3].

Hechos de castilla-la mancha

Las elecciones parlamentarias de Castilla-La Mancha de 1983 se celebraron el domingo 8 de mayo de 1983, para elegir las I Cortes de Castilla-La Mancha, la legislatura regional de la comunidad autónoma española de Castilla-La Mancha. Estaban en juego los 44 escaños de las Cortes, que determinan el Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Sólo dos partidos políticos pudieron entrar en las Cortes: el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del diputado José Bono, que obtuvo la mayoría absoluta de los escaños (23 de los 44), y la Coalición Popular, una alianza electoral liderada por la derechista Alianza Popular (AP), que incluía al Partido Popular Democrático (PPD) y a la Unión Liberal (UL).

El número de escaños en las Cortes de Castilla-La Mancha se fijó en un número fijo de 44. Todos los miembros de las Cortes fueron elegidos en 5 circunscripciones plurinominales, correspondientes a las cinco provincias de Castilla-La Mancha, mediante el método D’Hondt y un sistema de representación proporcional de listas cerradas. Como la comunidad no había aprobado entonces una ley electoral propia, el sistema electoral vino regulado por el Decreto 55/1983, que distribuía los escaños de las Cortes de la siguiente manera: Albacete (9), Ciudad Real (10), Cuenca (8), Guadalajara (7) y Toledo (10).

Castilla-la mancha provincias

Las próximas elecciones autonómicas castellano-manchegas se celebrarán a más tardar el domingo 28 de mayo de 2023 para elegir las XI Cortes de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Los 33 escaños de las Cortes estarán en juego.

Las Cortes de Castilla-La Mancha son el órgano legislativo unicameral y desconcentrado de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, con capacidad legislativa en materia autonómica definida por la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía castellano-manchego, así como con capacidad para votar la confianza o retirarla a un presidente autonómico[1].

La votación a las Cortes se realiza mediante sufragio universal, que comprende a todos los nacionales mayores de dieciocho años, empadronados en Castilla-La Mancha y en pleno goce de sus derechos políticos. Además, los castellano-manchegos en el extranjero están obligados a solicitar el voto antes de que se les permita votar, un sistema conocido como «voto rogado»[2] Los 33 diputados de las Cortes de Castilla-La Mancha se eligen mediante el método D’Hondt y una lista cerrada de representación proporcional, con un umbral electoral del tres por ciento de los votos válidos -que incluye los votos en blanco- que se aplica en cada circunscripción. Los escaños se asignan a las circunscripciones, que corresponden a las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, a cada una de las cuales se le asigna un mínimo inicial de tres escaños y los 18 restantes se distribuyen en proporción a su población[1][3].