Estatut dautonomia de catalunya

Museu d’història de catalunyamuseu de barcelona, españa

El presente documento tiene como objetivo desarrollar una metodología de la elaboración de índices de consumo territoriales que hasta ahora han servido para la aplicación de la Ley 21/2001 de Medidas Fiscales y Administrativas de la nueva

El presente documento tiene como objetivo desarrollar una metodología de la elaboración de índices de consumo territoriales con los que viene aplicándose la Ley 21/2001 de Medidas Fiscales y Administrativas del nuevo sistema de financiación

la Generalitat (Disposición Adicional Quinta), así como contempla como tarea fundamental la promoción y desarrollo del patrimonio cultural común. Sin embargo, no aborda directamente las implicaciones de los ciudadanos en la vida cultural.

Los presentes Estatutos de la «Asociación de Desarrollo FORO RURAL MUNDIAL», han sido modificados de acuerdo con lo establecido en la Ley 7/2007, de 22 de junio, de Asociaciones del País Vasco y en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, para regular la

Los presentes Estatutos de la «Asociación para el Desarrollo FORO RURAL MUNDIAL», han sido modificados de conformidad con lo establecido en la Ley 7/2007, de 22 de junio, de Asociaciones de Euskadi y la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo,

Qué porcentaje de catalanes quiere la independencia

El 28 de abril de 1931, el Consejo de Ministros español aprobó un decreto que establecía la composición provisional de la Generalitat: el Gobierno o Consejo, compuesto por el presidente y los ministros, y la Diputación Provisional de la Generalitat. La Diputación Provisional, formada por representantes de los municipios catalanes, y el Gobierno nombraron una comisión encargada de la redacción del proyecto de estatuto de autonomía. Estaba presidida por Jaume Carner e integrada por Antoni Xirau, de Izquierda Republicana de Cataluña; Rafael Campalans, de Unión Socialista de Cataluña; Martí Esteve, de Acción Catalana, y Pere Coromines, independiente.

En el referéndum sobre el proyecto de Estatuto, celebrado el 2 de agosto de 1931, participó alrededor del 75% del electorado, y obtuvo el 99% de los votos a favor. Además, contó con el apoyo de más de 400.000 firmas de mujeres catalanas (entonces sin derecho a voto). Así, el primer proyecto de estatuto de autonomía concedido a una región española fue aprobado de forma abrumadoramente popular. Tras el fallido golpe de Estado del general Sanjurjo, las Cortes Generales españolas aprobaron el Estatuto de Cataluña el 9 de septiembre de 1932.

Generalitat de catalunya

La Ley del Referéndum de Autodeterminación de Cataluña contenía la disposición de que, en caso de un resultado a favor de la independencia, ésta se declararía en las 48 horas siguientes al recuento de todos los votos. El presidente catalán, Carles Puigdemont, lo confirmó el 3 de octubre durante una entrevista exclusiva con la BBC, diciendo que «vamos a declarar la independencia 48 horas después de que se cuenten todos los resultados oficiales»[9].

Tras afirmar que consideraba el referéndum válido y vinculante, Puigdemont optó por utilizar la expresión «asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república», antes de añadir que «pediría al Parlamento que suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas podamos emprender un diálogo».

El discurso dejó a los observadores desconcertados, ya que se esforzaron por entender si Puigdemont acababa de declarar la independencia[11][12]. Mientras que algunos comentaristas afirmaron que la independencia acababa de ser declarada y puesta en suspenso,[13][14] otros afirmaron que la declaración de independencia había sido pospuesta[2][15][16][17].

República catalana

El Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006 (catalán: Estatut d’Autonomia de Catalunya) establece la normativa institucional básica de Cataluña en el marco de la Constitución española de 1978. Define los derechos y obligaciones de los ciudadanos de Cataluña, las instituciones políticas de la comunidad catalana, sus competencias y relaciones con el resto de España, y la financiación de la Generalitat[1].

Esta Ley fue aprobada en referéndum el 18 de junio de 2006 y sustituyó al primer Estatuto de Sau, que databa de 1979. La aprobación fue dada por el 36% de los catalanes con derecho a voto. La abstención en el referéndum fue alta: más del 50%.[2] El 28 de junio de 2010, el Tribunal Constitucional de España evaluó la constitucionalidad de varios artículos de la Ley,[3] reescribiendo 14 de ellos y dictando la interpretación para 27 más. Esto provocó una manifestación masiva en Barcelona de más de un millón de personas[4][5] bajo el lema en catalán Som una nació. Nosaltres decidim (en español, «Somos una nación. Nosotros decidimos»).