Derechos del consumidor españa

Reclamaciones de los consumidores españoles

Si no está convencido al 100% de lo que compra, o es impulsivo y suele arrepentirse de sus compras, probablemente sea mejor que compre por Internet. Por ley, tienes 14 días para devolver artículos sin tener que dar una razón para la devolución.

Recuerde que algunos artículos no pueden devolverse nunca (a no ser que sean defectuosos), como los artículos personalizados y a medida, la ropa interior, los artículos utilizados para la higiene personal, o los DVD / Blu-rays / videojuegos si ya están abiertos.

El vendedor debe demostrar que el artículo no era defectuoso durante los 6 primeros meses tras la entrega del producto («inversión de la carga de la prueba»). Después, el consumidor debe demostrar que era defectuoso.

El consumidor puede pedir a cualquier taller de reparación un dictamen pericial, pero éste podría no ser aceptado por el vendedor. En caso de procedimiento judicial, el juez puede aceptar la opinión del perito del consumidor o pedir un dictamen pericial independiente.

Esta es la solución más habitual: los bienes defectuosos suelen cambiarse o, en algunos casos, repararse. No se puede cobrar al consumidor los gastos de entrega, la mano de obra o los materiales. Cualquier reparación debe llevarse a cabo en un plazo razonable.

Normas de comercio en españa

Tras la reciente implementación en las leyes españolas de las Directivas 2019/770 y 2019/771, el Gobierno está realizando nuevos esfuerzos legislativos impulsados por las iniciativas europeas para actualizar las leyes de protección al consumidor. En concreto, el Gobierno publicó el pasado 2 de julio un anteproyecto de ley (el «Anteproyecto») para la transposición a la legislación española de la Directiva 2019/2161 (también conocida como «Directiva Ómnibus»), que representa el cuerpo principal del Nuevo Trato a los Consumidores. De acuerdo con el calendario establecido por la Directiva Ómnibus, el Proyecto de Ley debe ser adoptado a más tardar el 28 de noviembre de 2021 y ser aplicable el 28 de mayo del año siguiente.

El Proyecto de Ley incorpora las disposiciones de la Directiva Ómnibus con algunas particularidades, actualizando así las modificaciones introducidas por esta última (entre otras) en las Directivas (i) sobre prácticas comerciales desleales, (ii) sobre derechos de los consumidores, y (iii) sobre indicación de los precios de los productos ofrecidos a los consumidores. El Proyecto de Ley también establece un régimen sancionador actualizado y exhaustivo teniendo en cuenta que el criterio fue utilizado por el Tribunal Constitucional español en 2015 para declarar nulo el anterior sistema de graduación de infracciones.

La garantía en españa

Existe una legislación general para todo el territorio español y una legislación específica para cada Comunidad Autónoma, que sólo se aplica a ese territorio.    Además, hay que añadir algunas normas por sectores y la legislación de la Unión Europea.

La nueva actualización de la Ley de Consumidores añadió una nueva categoría, la de «consumidores vulnerables», referida a las personas que, individual o colectivamente, por sus características, necesidades o circunstancias personales, y económicas, educativas o sociales, se encuentran, aunque sea territorial, sectorial o temporalmente, en una especial situación de subordinación, indefensión o tienen una desprotección que les impide ejercer sus derechos como consumidores en igualdad de condiciones.

Las asociaciones de consumidores y usuarios que reúnan los requisitos exigidos por la legislación nacional, o por las Comunidades Autónomas que cuenten con legislación autonómica, son las encargadas de defender los legítimos derechos e intereses de los consumidores, incluyendo su información, formación y educación, bien con carácter general, bien en relación con determinados productos o servicios.    También son los únicos autorizados a actuar en nombre y representación de los consumidores y usuarios.

Ley de protección del consumidor de la ue

En nuestro afán por ser más sostenibles, pagar precios más bajos o ganar algo de dinero con nuestras pertenencias usadas, la compra y venta de artículos de segunda mano en España es cada vez más popular. Ya sea entre particulares, a través de internet o de una app o en establecimientos especializados, todos participamos en el mercado de los ‘pre-amados’. Pero, ¿cuáles son tus garantías y derechos cuando compras o vendes bienes de segunda mano? Esta guía tiene todas las respuestas.

A cada transacción se le aplican leyes diferentes. Por ejemplo, si tiene lugar entre dos personas, se aplican las garantías y derechos que recoge el Código Civil español. Si, por el contrario, la transacción es entre una persona y una empresa, se aplica la legislación de protección al consumidor.

A diferencia de los productos nuevos, la garantía no incluye la sustitución del producto si está defectuoso o no estás contento con la compra. La garantía de un producto de segunda mano sólo permite la reparación, un precio rebajado o la devolución del producto.

El aumento de aplicaciones y sitios web que permiten a los particulares comprar, vender o intercambiar productos de segunda mano ha crecido rápidamente en los últimos años. Sin embargo, este tipo de transacciones tienen menos garantías que las realizadas en establecimientos comerciales porque están reguladas por el Código Civil y no por la legislación específica de consumo.