Ley 29 1994 de arrendamientos urbanos

Ley de arrendamientos urbanos

Ambas partes acuerdan el plazo por el que se alquilará la vivienda. Se puede alquilar la vivienda por un plazo largo o corto. La distinción es muy importante, ya que la legislación española otorga menos derechos a los inquilinos de corta duración.

Los contratos de alquiler de corta duración (contrato de arrendamiento de temporada) exigen que el inquilino desaloje la vivienda cuando finaliza el contrato, no hay posibilidad de renovarlo pero se puede acordar un nuevo contrato. Este tipo de contrato se utiliza normalmente para el alquiler de vacaciones.

La condición de corta duración debe especificarse en el contrato, cuya duración debe acordarse en función del tiempo que se vaya a pasar en la vivienda alquilada. La legislación española no establece un plazo mínimo o máximo para los contratos de alquiler a corto plazo, sin embargo, si la duración del contrato es superior a 11 meses puede considerarse un contrato de alquiler a largo plazo y sería aplicable la legislación española sobre contratos de alquiler, donde el derecho a renovar el plazo es de hasta 5 años para los particulares.

Si el contrato no supera los 5 años de duración o los 7 años en caso de que el arrendador sea una empresa, se renovará automáticamente a su vencimiento por periodos de 1 hasta un plazo de 5 años (7 años si el arrendador es una empresa), a menos que el inquilino no esté dispuesto a renovarlo. El arrendador está obligado a aceptar estas renovaciones, salvo que haya manifestado previamente en el contrato que necesita recuperar la propiedad para su propio uso antes de que se cumpla el plazo de 5 años.

Nuevas leyes de alquiler en españa 2020

2. La renta inicial máxima por metro cuadrado de las viviendas de protección oficial a que se refiere el apartado anterior será el porcentaje del precio máximo de venta que corresponda de acuerdo con la normativa estatal o autonómica aplicable.

3. No se aplicará ninguna revisión de los alquileres de las viviendas de protección oficial salvo acuerdo expreso de las partes. 4. En caso de acuerdo expreso entre las partes sobre algún mecanismo de revisión de valores monetarios que no detalle el índice o la metodología de referencia, la renta se revisará para cada anualidad por referencia a la variación anual del Índice de Garantía de Competitividad.

5. Sin perjuicio de las sanciones administrativas que procedan, serán nulas las cláusulas y estipulaciones que establezcan rentas superiores a las máximas autorizadas en la normativa aplicable para las viviendas protegidas.

8. El arrendamiento de viviendas de protección oficial se regirá por las normas específicas de ésta en cuanto al plazo de duración del contrato, las variaciones de la renta, los límites de repercusión de las cantidades para la reparación de daños y mejoras, y las disposiciones relativas al derecho de cesión y subrogación en la renta, y en lo no regulado por las de la presente ley, que se aplicarán íntegramente cuando el arrendamiento deje de estar sujeto a dichas disposiciones específicas.

Lau españa

Las personas físicas que son propietarias de un inmueble en España y no tienen ingresos por alquiler están obligadas a presentar una declaración anual, el Modelo 210, y a pagar el impuesto sobre la renta en función del Valor Catastral del inmueble.

El abogado Raymundo Larraín Nesbitt nos da una visión general de la ley de arrendamientos urbanos en España (o LAU) que se aplica en todo el país. Esta ley regula los contratos de alquiler de larga duración, entre otros tipos de alquiler.

Hay que tener en cuenta que he simplificado mucho la LAU para facilitar su comprensión, pero en realidad sus entresijos y matices son mucho más complejos de lo que quiero explicar. Es muy recomendable que los lectores interesados en la materia consulten la sección de «artículos relacionados» (al final de este artículo) que son específicos y tratan, por ejemplo, de los desahucios de inquilinos.

La España de la posguerra civil sufría una escasez crónica de viviendas. En aquella época las familias eran numerosas y necesitaban toda la protección que pudieran reunir de las autoridades. Este fuerte sesgo a favor de la protección de los derechos de los inquilinos quedó tan profundamente arraigado en la psique de los legisladores que impregna todas las leyes de alquiler, incluso hasta el día de hoy.

Ley 29 1994 de arrendamientos urbanos 2021

2. El arrendador tiene derecho a un incremento de la renta del 10% de la renta vigente en caso de subarriendo parcial, y del 20% en caso de cesión del contrato o subarriendo total del inmueble arrendado.

3. El cambio de persona del arrendatario como consecuencia de la fusión, transformación o escisión de la sociedad de arrendamiento no se considerará cesión, pero el arrendador tendrá derecho al incremento de la renta previsto en el apartado anterior.

En caso de fallecimiento del arrendatario, cuando en el local se ejerza una actividad empresarial o profesional, el heredero o legatario que continúe ejerciendo la actividad podrá subrogarse en los derechos y obligaciones del arrendatario hasta la finalización del contrato.

La extinción del contrato de arrendamiento de un inmueble en el que se haya ejercido una actividad comercial de venta al público durante los últimos cinco años dará derecho al arrendatario a una indemnización por parte del arrendador, siempre que éste haya manifestado con cuatro meses de antelación al vencimiento del plazo de arrendamiento su intención de renovar el contrato por un mínimo de cinco años más y por una renta de mercado. Se considerará como renta de mercado la acordada por las partes a tal efecto; a falta de acuerdo, la determinada a tal efecto por el árbitro designado por las partes.