Tribunal de garantias constitucionales

Tribunal de garantias constitucionales 2021

¿qué garantías constitucionales existen para asegurar la independencia del poder judicial?

El Tribunal Constitucional de Bélgica (Cour constitutionnelle) es el máximo órgano jurisdiccional del país en materia constitucional.  Compuesto por doce jueces, de los cuales seis son neerlandófonos y seis francófonos, se pronuncia, mediante sentencias, principalmente sobre los conflictos de atribuciones entre las asambleas legislativas de la autoridad federal y las entidades federadas y sobre las violaciones por las normas legislativas de los derechos y libertades constitucionales.

El Tribunal Supremo Administrativo de Finlandia (Korkein hallinto-oikeus) es el más alto tribunal del sistema judicial administrativo finlandés, paralelo al Tribunal Supremo de Finlandia. Según la Constitución de Finlandia, el Tribunal Administrativo Supremo es el tribunal de última instancia en los casos administrativos. En los casos penales y civiles, las máximas competencias judiciales corresponden al Tribunal Supremo. Ambos tribunales se crearon en 1918.

El Tribunal Supremo de Casación de Bulgaria (Върховен касационен съд) es la instancia de casación de los actos judiciales previstos por la ley y conoce de los casos previstos por la ley. Cuando se plantea una cuestión de constitucionalidad, el Tribunal Supremo de Casación puede remitir el asunto al Tribunal Constitucional.

garantizar la independencia hoi4

El modelo de justicia constitucional concentrada surgió en el periodo de entreguerras en Europa, cuando se crearon los primeros tribunales constitucionales, y más concretamente con la influencia de las constituciones de Austria y Checoslovaquia a partir de 1920.

En España, aunque varios proyectos constitucionales (en 1873 y 1929) ya contemplaban un mecanismo de revisión constitucional similar, el modelo elaborado por el Tribunal Constitucional de Garantías es el único legado del actual Tribunal Constitucional de España. El artículo 121 de la Constitución de 9 de diciembre de 1931 estableció entonces «un Tribunal Constitucional de Garantías con jurisdicción en todo el territorio de la República».

Éste había sido concebido como sustituto de la creación de una Segunda Asamblea o de un Senado y debía estar compuesto por varios miembros designados mediante un procedimiento bastante complejo, tal y como preveía la propia Constitución (artículo 122):

Hubo que esperar casi un año y medio hasta la promulgación de la Ley Orgánica del Tribunal el 14 de junio de 1933 (que fue inmediatamente modificada) para optar por un modelo de justicia constitucional esencialmente inspirado en el austriaco, frente al modelo americano de «revisión difusa». Frente al modelo americano en el que el control de las normas corresponde al juez ordinario en el marco de un procedimiento judicial incidental y que puede llevar a la inaplicación de la disposición aplicable al caso concreto si el juez la considera inconstitucional; el modelo austriaco -ampliamente impuesto en Europa- se caracteriza por un «control concentrado» de la constitucionalidad de las leyes atribuido a un órgano específico (un Tribunal Constitucional) en el marco de un procedimiento independiente de revisión constitucional, para emitir una declaración sobre la validez o no de la norma objeto de revisión, que tendrá efectos inmediatos y erga omnes.

qué es la independencia judicial

Adoptada por el Séptimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente, celebrado en Milán del 26 de agosto al 6 de septiembre de 1985, y refrendada por las resoluciones de la Asamblea General 40/32 de 29 de noviembre de 1985 y 40/146 de 13 de diciembre de 1985

Considerando que en la Carta de las Naciones Unidas los pueblos del mundo afirman, entre otras cosas, su determinación de establecer condiciones bajo las cuales pueda mantenerse la justicia para lograr la cooperación internacional en la promoción y el fomento del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales sin discriminación alguna,

Considerando que la Declaración Universal de Derechos Humanos consagra, en particular, los principios de igualdad ante la ley, de presunción de inocencia y del derecho a ser oído públicamente y con justicia por un tribunal competente, independiente e imparcial establecido por la ley,

Considerando que los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos garantizan el ejercicio de estos derechos y, además, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos garantiza además el derecho a ser juzgado sin dilaciones indebidas,