Real decreto 202012 de 13 de julio

los 25 mejores juegos para un solo jugador de 2020

La recesión que comenzó a experimentar la economía española en 2008 y la política económica que se siguió entonces para hacerla frente condujeron a la acumulación de unos desequilibrios macroeconómicos insostenibles. En la medida en que estos desequilibrios se resuelvan sólo parcialmente, la recuperación de una senda de crecimiento estable en nuestro país es inviable. Así se puso de manifiesto a lo largo de 2011, cuando, tras varios trimestres de ligera recuperación, la economía española fue intensamente vulnerable al deterioro de la zona euro y se vio de nuevo inmersa en un periodo recesivo.

Esta reciente recaída de la economía española, aún sin alcanzar la gravedad de 2009, está teniendo gran virulencia y graves consecuencias de destrucción de empleo. Durante los dos primeros trimestres de este año la actividad económica ha profundizado en su deterioro y las perspectivas para el segundo semestre no serán mejores si no se toman medidas urgentes. La crisis de confianza en los mercados financieros, que no es ajena a los problemas institucionales de la zona euro, se ha vinculado a los desequilibrios pendientes de la economía española. La consecuencia más inmediata de esta inestabilidad en los mercados ha sido un fuerte endurecimiento de las condiciones de financiación de los agentes privados.

rebobinado de impact wrestling (20 de septiembre de 2012)

El 13 de julio de 2012 se publicó el Real Decreto-Ley 20/2012 de medidas de fomento de la estabilidad presupuestaria y de la competencia. Entre las reformas aprobadas en el mismo se encuentra la subida generalizada de los tipos impositivos del IVA, especialmente relevante por su repercusión directa en el consumo de los españoles.

Con efectos a partir del 1 de septiembre de 2012, se elevan los tipos generales y reducidos del IVA y se reclasifican al tipo general determinados bienes que anteriormente tributaban al tipo reducido. En resumen, el Real Decreto-Ley 12/2012 aprueba las siguientes modificaciones:

Las operaciones concretas de entrega de bienes y prestación de servicios al tipo reducido pasan a tributar al tipo general, es decir, ya no tributan al 8%, sino al 21%. Esto incluye los servicios mixtos como la restauración, el entretenimiento, los clubes de baile, los servicios de interpretación, los espectáculos artísticos y la dirección de cine, además de las entradas de teatro, circo, cine y parques temáticos.

Los alquileres, los servicios públicos como la electricidad, el agua y el gas y, en general, los contratos de prestación continuada, deberán aplicar los nuevos tipos impositivos en los recibos y facturas que venzan a partir del 1 de septiembre (fecha en la que se aplicará el nuevo tipo de IVA), incluso cuando las facturas correspondan a servicios prestados durante los meses de julio y agosto.

wwe smackdown episodio completo, 28 de mayo de 2021

Desde que la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, iniciara el proceso de liberalización en las actividades de generación y comercialización de energía eléctrica, el modelo del sector eléctrico en España se ha articulado sobre los principios de suficiencia de ingresos y percepción de una retribución adecuada por parte de los distintos agentes implicados.

La ratificación por parte de España del Tratado de la Carta Europea de la Energía de 11 de diciembre de 1997 y la continua incorporación a nuestro derecho interno del ordenamiento comunitario ha asumido, por su parte, los principios de fomento de las energías renovables, la creación de condiciones para promover el uso de la energía de la forma más económica y respetuosa con el medio ambiente y el fomento de la eficiencia energética y la promoción de las fuentes de energía renovables.

Junto a estos principios que definen el modelo, la intervención pública a través de la regulación se dirige a garantizar la seguridad del suministro, asumiendo que el funcionamiento del mercado permite la sostenibilidad económica y financiera del sector, y que los distintos agentes implicados deben ser capaces de adaptarse a las circunstancias específicas de un sector cambiante, si es necesario para garantizarlo.

banda de la guardia de granaderos 3 de julio de 2013 – cuartel de wellington

Este instrumento consiste en un fondo estatal especial de insolvencia dirigido a los trabajadores cuyo empleador haya sido declarado insolvente o en quiebra, o que haya tenido que dejar de pagar los salarios por determinadas razones económicas.

Se considera que la insolvencia se produce por razones económicas, técnicas y organizativas, cuando la fuerza mayor pone fin a los contratos de trabajo o cuando los bienes hallados por un procedimiento de ejecución judicial son insuficientes.

El Fondo Especial del Estado para la Insolvencia (FOGASA) se dirige a los trabajadores cuyo empresario ha sido declarado insolvente o en quiebra, o que ha tenido que dejar de pagar los salarios por determinadas razones económicas.  La Ley 22/2003 define la insolvencia como la situación en la que una empresa deudora no puede cumplir regularmente sus obligaciones deudoras.

La ley de insolvencia de 2003 establece el privilegio de los trabajadores como acreedores en caso de que la empresa sea insolvente. Los créditos de los trabajadores de la empresa (salarios de los 30 días anteriores a la apertura de los procedimientos colectivos; salarios por el trabajo posterior al inicio de los procedimientos colectivos; compensaciones económicas relacionadas con la terminación del contrato de trabajo, etc.) tienen la prioridad, situándose por delante de todos los demás créditos.