Falta de legitimacion activa audiencia previa

Qué es la falta de legitimación en los tribunales

Pirro de Epiro. Pirro (318-272 a.C.), fue rey de los molosos (c297 a.C.), del Epiro (306-301, … [+] 297-272 a.C.) y de Macedonia (288-284, 273-272 a.C.). Luchó contra los romanos y es más conocido por haber dado lugar a la expresión «victoria pírrica», que deriva de la batalla de Asculum en el 279 a.C. Del Museo de la Civilización Romana, Roma. (Foto de Art Media/Print Collector/Getty Images)

La falta de legitimación activa de un demandante es lo más parecido a una defensa de bala de plata que tienen los demandados de litigios civiles en los tribunales federales. La doctrina se basa en el artículo III de la Constitución de Estados Unidos, que limita a los tribunales federales a conocer únicamente de «casos y controversias». La doctrina hace recaer en el demandante la responsabilidad de demostrar, entre otros factores, que ha sufrido un daño real, y si no puede hacerlo, el tribunal no tiene jurisdicción sobre el caso. Dado que la legitimación es una cuestión jurisdiccional, los demandados pueden plantearla en cualquier momento del litigio. Y como aprendió el Peticionario en el caso del Tribunal Supremo Frank v Gaos en el Término de Octubre de 2018, los tribunales también pueden plantearla sua sponte.

Wikipedia

A continuación se presenta un extracto de un escrito que presenté en el Sexto Circuito en 2015 en el que explico la relación entre la Legitimación del Artículo III y la defensa bajo la Regla Civil 17 de que una parte no es la verdadera parte interesada.    En particular, trata de la alegación de que el demandante perjudicado había vendido su derecho a demandar.    Nuestro cliente (una empresa de pavimentación) recibió un veredicto del jurado de 15,6 millones de dólares a su favor, pero el juez de primera instancia concluyó que nuestro cliente carecía de legitimación en virtud del artículo III, lo que eliminó el veredicto por completo.    En una opinión unánime, el Sexto Circuito revocó el veredicto y concedió intereses.    El caso se resolvió finalmente por 24 millones de dólares.    Los extractos relativos a la interacción de la legitimación del artículo III y la Regla 17 se encuentran a continuación.    El caso es Cranpark, Inc. v. Rogers Group, Inc., Nos. 14-3753/14-3832.    Los abogados litigantes que obtuvieron el veredicto de 15,6 millones de dólares fueron Michael Pasternak y Jonathan Yarger.

Falta de legitimación frente a falta de pruebas

Sin embargo, incluso si un demandante cumple estos criterios, otras doctrinas de legitimación pueden impedir que un tribunal federal vea su caso. Entre ellas se encuentran las doctrinas de la legitimación prudencial y de la legitimación de las subdivisiones políticas. El Tribunal de Apelación del Décimo Circuito de EE.UU. abordó recientemente estas dos doctrinas en un caso que el tribunal ha visto ya tres veces sobre cuestiones de legitimación y que probablemente volverá a ver.

El caso, Kerr v. Polis, 930 F.3d 1190 (10th Cir. 2019), consideró un desafío constitucional a la Declaración de Derechos del Contribuyente de Colorado, comúnmente conocida como TABOR. Adoptada por los votantes de Colorado en 1992, TABOR restringe a los gobiernos estatales y locales de recaudar nuevos impuestos o aumentar las tasas de impuestos sin la aprobación de los votantes. TABOR ha suscitado un acalorado debate a lo largo de los años, con fuertes voces en ambos lados, y los opositores han recurrido repetidamente al poder judicial para resolverlo.

Los demandantes en Kerr, que se presentó originalmente en 2011, tratan de desafiar TABOR en la teoría de que su delegación de la autoridad fiscal a los votantes les niega una «forma republicana de gobierno» en violación de la Cláusula de Garantía (artículo IV, § 4 de la Constitución de Estados Unidos) y la Ley de Habilitación de 1875, que concedió la condición de estado de Colorado. En un principio, el caso fue presentado principalmente por varios legisladores estatales; pero después de que una serie de decisiones anteriores establecieran la falta de legitimación de los legisladores para hacer valer un perjuicio institucional, se añadieron nuevos demandantes, entre ellos varias juntas escolares, una junta de comisionados del condado y una junta de distrito especial.

Ley de permanencia

SECCIÓN 2. Cláusula 1. El Poder Judicial se extenderá a todos los Casos, en Derecho y Equidad, que surjan en virtud de esta Constitución, de las Leyes de los Estados Unidos y de los Tratados celebrados, o que se celebren, bajo su Autoridad; -a todos los Casos que afecten a Embajadores, otros Ministros públicos y Cónsules; -a todos los Casos de almirantazgo y jurisdicción marítima; a las controversias en las que Estados Unidos sea parte; – a las controversias entre dos o más Estados; entre un Estado y los ciudadanos de otro Estado; entre ciudadanos de diferentes Estados; – entre ciudadanos del mismo Estado que reclamen tierras en virtud de concesiones de diferentes Estados, y entre un Estado, o los ciudadanos del mismo, y Estados, ciudadanos o súbditos extranjeros.

Tal vez el elemento más importante del requisito de las partes adversas pueda encontrarse en las «complejidades y veleidades» de la doctrina de la legitimación. «El aspecto fundamental de la legitimación es que se centra en la parte que trata de presentar su demanda ante un tribunal federal y no en las cuestiones que desea que se adjudiquen».394 La «esencia de la cuestión de la legitimación» es si la parte que solicita la reparación ha «alegado un interés personal tal en el resultado de la controversia que garantice esa adversidad concreta que agudiza la presentación de las cuestiones de las que el tribunal depende en gran medida para la iluminación de las cuestiones constitucionales difíciles».395 Esta concepción práctica de la legitimación ha dado paso a un énfasis principal en la separación de poderes como guía. El requisito de «caso o controversia» define con respecto al Poder Judicial la idea de separación de poderes en la que se basa el Gobierno Federal. Las diversas doctrinas que han surgido para elaborar ese requisito están «fundadas en la preocupación por el papel adecuado -y debidamente limitado- de los tribunales en una sociedad democrática».396