Disolver una comunidad de bienes

Cómo dividir los bienes conyugales

Pueden incluirse cláusulas personalizadas en el contrato matrimonial, por ejemplo, que den derecho al superviviente a la primera opción de los bienes sobre los demás herederos en caso de fallecimiento de uno de los cónyuges. La ley permite realizar cualquier modificación de las capitulaciones matrimoniales. Póngase en contacto con su notario para saber cómo redactar su contrato matrimonial.

Está pensado para cubrir la mayoría de las situaciones, pero está limitado en situaciones familiares o patrimoniales particulares, como cuando los cónyuges son autónomos y su trabajo entraña riesgos financieros. En ese caso, hay que adoptar un estatuto más adecuado.

Separación de bienes conyugal filipinas

CÓDIGO DE LA FAMILIATÍTULO 1. LAS RELACIONES MATRIMONIALESCÓDIGO B. DERECHOS PATRIMONIALES Y PASIVOSCAPÍTULO 3. DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS BIENES CONYUGALESSUBCAPÍTULO A. REGLAS GENERALES PARA LOS BIENES SEPARADOS Y COMUNITARIOSSec. 3.001. BIENES SEPARADOS. La propiedad separada de un cónyuge consiste en: (1) la propiedad poseída o reclamada por el cónyuge antes del matrimonio; (2) la propiedad adquirida por el cónyuge durante el matrimonio por donación, legado o descendencia; y (3) la recuperación de los daños personales sufridos por el cónyuge durante el matrimonio, excepto cualquier recuperación de la pérdida de capacidad de ganancia durante el matrimonio.

Sección 3.003. PRESUNCIÓN DE PROPIEDAD DE LA COMUNIDAD. (a) la propiedad poseída por cualquiera de los cónyuges durante o en la disolución del matrimonio se presume que es la propiedad de la comunidad. (b) el grado de prueba necesaria para establecer que la propiedad es propiedad separada es clara y convincente evidencia.

Sec. 3.004. REGISTRO DE LA PROPIEDAD SEPARADA. (a) una lista suscrita y reconocida de la propiedad separada de un cónyuge puede ser registrada en los registros de la escritura del condado en el que las partes, o uno de ellos, residen y en el condado o condados en los que se encuentra la propiedad real. (b) una lista de la propiedad real separada de un cónyuge no es aviso constructivo a un comprador de buena fe para el valor o un acreedor sin aviso real a menos que el instrumento es reconocido y registrado en los registros de la escritura del condado en el que se encuentra la propiedad real.

Disolución de los bienes conyugales

Esto no significa que tenga que acudir a un juez para decidir estas cuestiones. A menudo, las parejas pueden dividir sus bienes (y sus deudas) mediante un acuerdo. Pero cuando te divorcias, el juez tiene que firmar ese acuerdo. Hasta que eso ocurra, los bienes que obtuvisteis durante el matrimonio o la pareja de hecho os pertenecen a los dos, independientemente de quién los utilice o quién tenga el control de ellos. Lo mismo ocurre con las deudas. Si las dividen entre ustedes sin una orden judicial (o sin que un juez firme su acuerdo), la deuda sigue perteneciendo a los dos y ambos son responsables de ella, incluso si los dos la dividen informalmente.

Los bienes gananciales son generalmente todo lo que los cónyuges o las parejas de hecho poseen juntos. Incluye todo lo que hayan comprado o conseguido mientras estaban casados o en una pareja de hecho -incluyendo las deudas- que no sea un regalo o una herencia.

Es posible que tenga más bienes gananciales de los que cree. Por ejemplo, puede que no sepa que si su cónyuge o pareja tiene un plan de pensiones, usted tiene derecho a parte del dinero de ese plan si se ganó durante su matrimonio o pareja de hecho. También es posible que tenga más deudas comunitarias de las que cree. Su cónyuge o pareja puede haber contraído una deuda a su nombre de la que usted no es consciente. Si la deuda se contrajo durante su matrimonio o pareja de hecho, también le pertenece a usted.

Disolución de la propiedad

ARTÍCULO 180. No se incluirán en el inventario la cama y la ropa de cama que los cónyuges utilicen habitualmente. Estos efectos, así como la ropa de uso ordinario, se entregarán al cónyuge sobreviviente. (1420)

ARTÍCULO 182. Pagadas las deudas, las cargas y las obligaciones de la sociedad conyugal, se liquidará el capital del marido y se pagará por el importe de los bienes inventariados. (1423a)

ARTÍCULO 183. Efectuadas las deducciones de los bienes inventariados en la forma prevista en los dos artículos anteriores, el resto de dichos bienes constituirá el haber de la sociedad conyugal. (1424)

Los sufridos por los bienes inmuebles no serán reembolsables en ningún caso, salvo los que recaigan sobre los bienes parafernales administrados por el marido, cuando las pérdidas se deban a su culpa. Éste deberá pagarlas. (1425a)

ARTÍCULO 185. El remanente neto de la sociedad conyugal de gananciales se dividirá en partes iguales entre el marido y la mujer o sus respectivos herederos, salvo que en las capitulaciones matrimoniales se haya pactado una base de reparto diferente. (1426a)