Cesion de credito notificacion al deudor

Seguimiento de las cuentas por cobrar

El factoring es una operación financiera y un tipo de financiación de deudores en la que una empresa vende sus cuentas por cobrar (es decir, sus facturas) a un tercero (llamado factor) con un descuento, El factoring es un acuerdo de factorización utilizado en la financiación del comercio internacional por los exportadores que desean vender sus cuentas por cobrar a un forfaiter[6]. El factoring se conoce comúnmente como factorización de cuentas por cobrar, factorización de facturas y, a veces, financiación de cuentas por cobrar. La financiación de cuentas por cobrar es un término que se utiliza con más precisión para describir una forma de préstamo basado en activos contra cuentas por cobrar. La Commercial Finance Association es la principal asociación comercial de las industrias de préstamos basados en activos y de factoring[7].

En Estados Unidos, el factoring no es lo mismo que el descuento de facturas (que se denomina cesión de cuentas por cobrar en la contabilidad estadounidense, tal y como propaga el FASB dentro de los GAAP)[8][1] El factoring es la venta de cuentas por cobrar, mientras que el descuento de facturas («cesión de cuentas por cobrar» en la contabilidad estadounidense) es un préstamo que implica el uso de los activos de las cuentas por cobrar como garantía del préstamo. [Sin embargo, en otros mercados, como el del Reino Unido, el descuento de facturas se considera una forma de factoring, que implica la «cesión de cuentas por cobrar», y que se incluye en las estadísticas oficiales de factoring[9], por lo que tampoco se considera un préstamo en el Reino Unido. En el Reino Unido, el acuerdo suele ser confidencial, ya que no se notifica al deudor la cesión del crédito y el vendedor del mismo cobra la deuda en nombre del factor. En el Reino Unido, la principal diferencia entre el factoring y el descuento de facturas es la confidencialidad[10] La legislación escocesa difiere de la del resto del Reino Unido, en el sentido de que se requiere la notificación al deudor de la cuenta para que la cesión tenga lugar. La Comisión de Derecho Escocés está [¿cuándo?] revisando esta posición y pretende proponer una reforma para finales de 2017[11].

Riesgo de desequilibrio en los créditos

1. Salvo acuerdo en contrario entre el cedente y el cesionario, el cedente o el cesionario, o ambos, podrán enviar al deudor la notificación de la cesión y una instrucción de pago, pero una vez enviada la notificación sólo el cesionario podrá enviar dicha instrucción.

2. La notificación de la cesión o una instrucción de pago enviada en violación de cualquier acuerdo mencionado en el párrafo 1 del presente artículo no es ineficaz a los efectos del artículo 17 en razón de esa violación. Sin embargo, nada de lo dispuesto en el presente artículo afecta a cualquier obligación o responsabilidad de la parte que incumpla dicho acuerdo por los daños y perjuicios que se deriven del incumplimiento.

Asignación de asientos de cuentas por cobrar

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Cuando un acreedor presta dinero a un individuo o a una empresa, lo hace con la confianza de que el capital que presta -así como el pago de los intereses cobrados por el privilegio- se devuelve en el momento oportuno. El prestamista, o el que concede el crédito, esperará a recuperar todo el dinero adeudado de acuerdo con las condiciones y los plazos establecidos en el contrato.

En determinadas circunstancias, el prestamista puede decidir que no quiere seguir siendo responsable del servicio del préstamo y optar por vender la deuda a un tercero.  Si esto ocurre, se envía una notificación de cesión (NOA) al deudor, el beneficiario del préstamo, informándole de que otra persona es ahora responsable de cobrar cualquier cantidad pendiente. Esto se denomina cesión de deuda.

Factorización de cuentas por cobrar

El cesionario debe enviar una notificación de cesión de deuda («notificación») al deudor a su última dirección conocida. Aquí es donde puede producirse la confusión y los problemas en torno a la entrega de la notificación por parte del deudor. Por lo general, un banco cede la deuda a una empresa de cobros después de años de intentar cobrar/localizar al deudor. Es en esta fase cuando el deudor puede haber cambiado de domicilio y no recibir la notificación. El cesionario está obligado a cumplir el artículo 347 de la Ley de Propiedad de 1974 (Qld), según el cual la notificación de cualquier aviso debe realizarse en el último domicilio conocido de la persona.