Art 64 ley concursal

ley de insolvencia de la quiebra

El Primer Ministro y los Ministros, cada uno en su calidad respectiva, aplicarán las disposiciones de la presente ley, que entrará en vigor a los seis (6) meses de su publicación en el Boletín Oficial.

Síndico de la quiebra: la persona designada por el Tribunal para desempeñar las funciones y responsabilidades previstas en la presente Ley y que, según el tipo de procedimiento, incluirá al Síndico de la liquidación en el caso de la liquidación o al Síndico de la reorganización en el caso de los procedimientos de reorganización.

La presente Ley no se aplicará a los pasivos existentes en el patrimonio de una persona física en relación con las deudas personales, familiares o de consumo, incluida la compra de productos, servicios o bienes inmuebles para la residencia personal o familiar. No obstante, la presente Ley se aplicará a los procedimientos de ejecución emprendidos por los acreedores para el cobro de sus deudas con cargo a la masa concursal.

La presentación de un Expediente Concursal o la aprobación de la apertura de un Procedimiento Concursal no impedirá que el Deudor continúe con la gestión de su negocio y la explotación de su establecimiento, utilizando sus Bienes y realizando las operaciones necesarias en el Curso Ordinario de los Negocios, salvo que el Tribunal decida lo contrario.

derecho mercantil

No se aplican plazos fijos. Por regla general, una petición de quiebra propia se tramita en el plazo de una semana desde su presentación. Si la petición procede de un acreedor, se debe citar al deudor para que conozca que se ha presentado una petición de quiebra contra él. A continuación, la petición de quiebra suele tramitarse al cabo de dos o tres semanas.

Si no ha comparecido durante la tramitación de la petición de quiebra, puede presentar una solicitud de anulación ante el tribunal. Si ha comparecido, puede recurrir al tribunal de apelación, donde debe estar representado por un abogado.

La tarea del síndico es vender los activos de la quiebra para obtener el mayor beneficio posible y distribuir los ingresos correctamente entre los acreedores en la forma prescrita por la ley. El fideicomisario es pagado con el producto de los activos. El síndico realiza su tarea principalmente en beneficio de los acreedores comunes. El concursado puede contratar a un abogado o asesor para que represente sus intereses. El síndico está bajo la supervisión del juez delegado designado por el tribunal que emite la orden de quiebra. Para muchas acciones, como la venta de activos o la apertura de un procedimiento, el administrador debe obtener previamente la autorización del juez delegado.

ley de quiebra e insolvencia pdf

Cuando una persona se declara en quiebra, el control de sus bienes es asumido por un síndico registrado o por el Síndico Oficial, que puede vender sus bienes, llevar a cabo sus negocios, demandar por cualquier deuda que se le deba y, en general, hacerse cargo de sus asuntos financieros para pagar a los acreedores. Cuando una persona es declarada en quiebra, los acreedores sólo pueden tratar con el síndico de la persona en relación con las deudas contraídas antes del inicio de la quiebra.

Los síndicos registrados son contables que ejercen en el ámbito privado y que han sido registrados por el Inspector General para actuar como síndicos de quiebras. La persona que desee nombrar a un fideicomisario registrado tendrá que obtener primero el consentimiento por escrito de dicho fideicomisario y presentarlo ante el Síndico Oficial al mismo tiempo que presenta su petición de quiebra. Por lo general, un fideicomisario registrado sólo actuará si hay dinero o activos suficientes para garantizar el pago de sus honorarios. En la AFSA o en su página web se puede consultar una lista de fideicomisarios registrados.

El Síndico Oficial de la Quiebra es el administrador de las fincas en quiebra y forma parte de la cartera del Fiscal General del Estado. Cuando una persona no nombra a un fideicomisario privado, el Fideicomisario Oficial se convierte automáticamente en el fideicomisario de esa persona. Si la persona en quiebra realiza pagos por sus deudas, el Síndico Oficial cobrará primero sus honorarios y gastos y el resto se pagará a los acreedores. Al salir de la quiebra, aunque no se hayan efectuado pagos, el concursado no debe ningún honorario.

ley de insolvencia italiana

En el sitio web de moneysmart encontrará información adicional sobre el apoyo y los servicios disponibles para ayudar a tomar decisiones financieras. Esto incluye información sobre asistencia y asesoramiento financiero.

La Autoridad Australiana de Seguridad Financiera (AFSA) es responsable de la administración y regulación del sistema de quiebras de Australia mediante la prestación de servicios de información, regulación y ejecución.

El Reglamento de Quiebras de 2021 rehace el Reglamento de Quiebras de 1996 en su forma sustancial, con modificaciones menores y técnicas destinadas a modernizar las referencias y garantizar la alineación con la Ley de Quiebras.

El umbral de 10.000 dólares tiene en cuenta la evolución del valor del dinero y de los niveles de deuda desde que el umbral se aumentó permanentemente por última vez a 5.000 dólares en 2010. El aumento del umbral a 10.000 dólares también responde a la preocupación por el uso de los procedimientos de quiebra para perseguir pequeñas deudas sin reducir la disponibilidad general de crédito en la economía.